domingo, 21 de octubre de 2007

A Tabla Siempre Entra 28-56 Universitario II

Primer partido y primera victoria. Bastante más cómoda de lo que en un principio pareció el partido. Se prevía un poco de resistencia y la resistencia duró un cuarto y mitad, como en la carnicería. La carnicería que fue, por cierto, la segunda mitad del partido.

Yendo por partes, el primer cuarto fue intenso, de comienzo de liga y de ganas acumuladas. Teníamos bastantes bajas, pero ellos eran sólo cinco. El factor físico jugaba a nuestro favor. Además, no parecían muy grandes. Empezamos repitiendo algunos de los fallos del año pasado, especialmente en fijarnos más en el árbitro que en el juego. No obstante, nos fuimos con ventaja al finalizar este primer cuarto.

En el segundo nos recompusimos y le dimos más seriedad al juego, un poco más de circulación de balón y mejor selección de tiro. Mejoramos la defensa subiendo las líneas y se cerraron muchos huecos. Aún así, hubo momentos de atoramiento en el ataque. Nos fuimos con una ventaja de 10 al descanso.

Los dos últimos cuartos fueron, no obstante, un paseo. Sin defensa contraria, sin pulmones contrarios, los robos de balón se sucedían y apenas luchaban el rebote de ataque. Sus recursos pasaban por un tiro exterior nada acertado. Y terminó el partido con cuatro jugadores en el equipo contrario por lesión de uno de ellos.

Aunque la sensación en todo momento del partido era que se podía ganar sin muchas dificultades a este equipo, pudiendo acelerar cuando lo exigiera el guión, su fragilidad era mayor que la que aparentaban.

Es bueno comenzar con una victoria (bueno, y continuar, terminar...) pero habrá que ver si en el partido de vuelta están todos sus jugadores. A ver que nos sigue deparando esta liga.

1 comentario:

javiermm23 dijo...

Gran partido, estuve presente. Es muy jodido ir a un partido y no poder jugarlo pero bueno, se lleva como buenamente se puede. El próximo miércoles ya voy a ir a tirar unos tiritos y con un poco de suerte podré debutar el próximo domingo, que ganaaaaaaaaaaaas.
Un abrazo a todos, Javier.